sábado, 7 de julio de 2007

Cuento de Cuenta Cuentos

Soy Alberto (quizá me conozcais por Cuenta Cuentos). Aprovechando la confianza que tiene en mi Fénix y dado que ya estamos en las fechas en que le contaba el cuento anual, he decidido sorprenderla publicándoselo en su blog, antes de que ella lo escuche. No seais críticos que yo de escribir voy justito. Esta lleno de frases, palabras, referencias, cogidas de pelis, series. Por ejemplo "En una galaxia..."... Haber si sois capaces de descubrir todas...

En una galaxia muy muy lejana se encontraba un planeta muy parecido al nuestro en el que vivía el protagonista de nuestro cuento, Alan. Alan es un chico de 12 años que tenia un problema de crecimiento, así que era muy bajito, su madre le decía cariñosamente que su problema es que no quería crecer, y que cuando realmente lo deseara pegaría el estirón. Un caluroso día de septiembre, Alan fue a su frio colegio masculino, por lo menos lo era para él, ya que por decirlo suavemente no era muy popular, y si lo decimos cruelmente diremos que en el diccionario de este planeta, en la definición de Builling aparece una foto de Alan. Después de que los matones del cole se entretuvieran golpeando el cuerpo de Alan, éste deseó dejar de ser un enano y convertirse en un gigante para poder ajustar cuentas con todo el mundo que se metía con el. Lo deseó con ganas, con muchas ganas pero no consiguió nada. (Obvio). Esa misma noche, Alan soñó que toda la clase le aplaudía, y le felicitaba. Cuando se despertó no pudo evitar ponerse a llorar por algo que era imposible que sucediera. Al volver de clase, se encontró con su nueva vecinita Wendy, esta chica digamos que tenia lo que muy poca gente tiene, un físico espectacular y un corazón mas bonito que ese par de ojos azules que había heredado de su madre muerta. Aunque parezca increíble para algunos, esos ojos no fueron lo mejor que le dejó su madre, sino un colgante en forma de corazón que tenia grabada una frase: “El mayor problema de este universo es que nadie ayuda a nadie” . Así que cuando Wendy conoció a nuestro pequeño protagonista, decidió que aunque acababa de conocerle iba a ayudarle a superar su problema. Alan acepto la ayuda de Wendy y decidieron quedar todas las tardes para ver como podían arreglarlo.La primera tarde Wendy ató las muñecas de Alan a la cama y tiro con todas sus fuerzas de él para ver si crecía, pero los gritos de dolor que daba Alan la hicieron recapacitar y comprendió que su plan tenia algunas lagunillas.Después de un mes sin conseguir resultados Wendy estaba desesperada porque no sabia que mas podía hacer para ayudar a Alan ya que este seguía siendo un enano y un inadaptado, y de repente se le ocurrió la solución:UN BESO. Así que sin perder tiempo se coló en el colegio de Alan, entro en su clase, y le soltó un beso en toda la boca que por poco lo tira y antes de que el pudiera decir nada, ella ya se había ido. Momentos después toda la clase le felicito por haber conseguido ser besado por una chica tan guapa. Esa misma noche Alan dio el estirón. Quizás todo os parecera perfecto,pero no, de Wendy nunca mas se supo...

Ya que en mi ultimo cuento se me acuso de que no tenia moraleja, diré la moraleja principal de este: NO existe el problema que no se arregle con un beso.

6 comentarios:

AVE FÉNIX dijo...

Mi Cuenta Cuentos me ha dejado un cuento en mi nido:)))! Qué regalo más bonito:) (había olvidado que sabías mi contraseña;))
Me quedo con tu moraleja: no hay nada que no se solucione con un beso. O con un abrazo de un amigo:))... gracias! Ahora os veo, que llego tardísimo pero tenía que leerlo!

la chica pirata dijo...

Una bonita moraleja, sí señor! que lástima que no siempre funcione...

Muchos besos para seguir creciendo! =DDD

Eingel dijo...

bonito regalo... una vez me regalaron un cuento... y yo tambien he regalado alguno.

Un beso siempre soluciona los problemas, al menos hace que sean menos importantes. Eso si... no merece la pena si ella desaparece (si lo sabré yo...)

Y ahora, un pequeño secreto: Yo era muy pequeño, no llegaba al metro sesenta, y crecí muy tarde... a los quince años. Ya creía que nunca iba a crecer. Ahora mido 1.73

Besooooos

AVE FÉNIX dijo...

A veces sólo hacen falta pequeñas cosas para crecer:) He dormido 5 horas pero tenía que levantarme para volver a leerlo con calma;)
Hay que entender que Wendy es un hada ¿no? Y que una vez ha ayudado a alguien, desaparece para irse a ayudar a otras personas.
Ahora estoy intentando encontrar la simbología oculta del cuento xD
Ah, he añadido alguna tilde y eso...pero sin cambiar nada del cuento oki? xD Besos:*

Alberto dijo...

eyyy muy bien lo del hada!as dormido 5 horas?k valor...
sip ya he visto k has puesto alguna tilde(pero pocas eh?)k lo revise y se me han podido escapar una o dos...

Alice ya no vive aquí dijo...

Las moralejas a veces me parecen cogidas por los pelos, y en ocasiones más moralinas que otra cosa, pero esta me encanta :-)

Creo que en realidad, no hay nada en esta vida que no se pueda solucionar con cariño.